lunes, 4 de septiembre de 2017

Facciones (1 de 4)

Una de las cosas más complicadas de asignar a un personaje suele ser la facción. La facción define la relación que tiene ese personaje con la Sociedad, y las metas y causas que comparte con ella. ¿Por qué está ese personaje en la Sociedad Pathfinder? ¿Es para encontrar nuevas vías al poder, por medios políticos, mágicos o económicos? ¿O es un idealista que busca la libertad de los pueblos, o el retorno a las costumbres y privilegios tradicionales? ¿Cree en sus principios tanto como para arriesgarse a morir por ellos, o es más bien alguien que sólo sigue órdenes sin importar mucho las consecuencias en el gran esquema de las cosas? O, ante un artefacto maligno, ¿destruirlo, esconderlo, venderlo al mejor postor, o estudiarlo? En muchos sentidos, elegir una facción determina más cosas sobre la personalidad del personaje de lo que lo hacen los rasgos o el alineamiento, y muchos no se paran a pensar en la personalidad, sino en las estadísticas y mecánicas del personaje. Pero tu personaje debe ser mucho más que eso; esto no es un juego de mesa. Es un héroe, así que es perfectamente aceptable que haga cantidades obscenas de daño, o albergue en sí más conocimientos que la Biblioteca del Arcanamirium, o lance conjuros irresistibles, o tenga una cantidad absurda de vida, o contribuya al grupo por cualquier otro medio. Pero para que sea un personaje y no una ficha, tiene que tener sueños y objetivos, causas y rivalidades, formas de comportarse e ideales.

Elegir facción es elegir muchas de esas cosas. A cambio, la facción proporciona una mayor experiencia de juego, y para los que buscan acumular bonificadores también ofrece una pequeña ventaja mecánica. En las primeras temporadas, solía ser el segundo punto de prestigio, pero la práctica se descontinuó (ahora el segundo punto de prestigio es común) y hoy en día tenemos los Faction Journal Cards o diarios de facción, que nos recompensan con objetivos cumplidos; y algunas de esas recompensas pueden ser muy poderosas. Además, tu facción te ofrece ciertas vanidades en las que puedes gastar tus puntos de prestigio.

Los Diarios de Facción

Los Diarios de Facción son una forma de añadir sabor al personaje y reflejar la facción a la que pertenecen (y, por tanto, su relación e intereses dentro de la Sociedad Pathfinder). Los podéis descargar, en inglés, de aquí. Mientras que la pertenencia a una facción es obligatoria, mantener uno o varios diarios de facción es voluntario. Para algunos personajes, puede ser muy recomendable, dado que cumplirán rápido y fácilmente los objetivos marcados en cada hoja; otros personajes pueden tener más difícil cumplir con los objetivos. No obstante, dado que el mantenimiento que las hojas requieren es mínimo, no se pierde nada por tener una abierta por si acaso se completasen objetivos. Cuando un personaje estrena un Diario de Facción, sólo puede estrenar la versión más reciente, aunque puede elegir en qué diario marcar el objetivo cumplido si tuviese varios empezados.

La estructura del diario de facción es muy sencilla: hay objetivos a cumplir, y hay recompensas. Durante cada partida, mientras tratas de conseguir los objetivos de la misión, tu personaje tratará de cumplir también con los de su facción, sea enfrentarse a esclavistas, recuperar textos arcanos, reclutar eminencias o realizar rituales herméticos. Al final de la partida, de entre todos los que hayas conseguido cumplir, elegirás uno (algunos objetivos permiten marcar dos casillas) y tacharás una de las casillas. Una vez que tengas marcadas todas las casillas de un objetivo, éste se considera cumplido. Si el objetivo requiere una tirada, puedes gastar un punto de prestigio para tener éxito automáticamente.

[X] [X] [X] Liberar uno o más esclavos, cautivos o rehenes durante una aventura.
[ ] Derrotar a un conocido esclavista cuyo CR sea al menos igual a tu nivel de personaje.
[X] En una región donde la esclavitud sea legal, da un discurso contra la tiranía, la esclavitud, o la corrupción ante una multitud de al menos veinte participantes. Esto requiere una tirada con éxito de Diplomacia o Interpretar (actuación, comedia u oratoria) (DC = 15 + tu nivel de personaje).
[X] [X] Completa uno de los objetivos de arriba en un Plano Elemental o en beneficio de la libertad de una criatura con subtipo de agua, aire, elemental, fuego, o tierra. Marcar una de las casillas de este objetivo no impide que marques otra de otro objetivo distinto.

Aligios es un guerrero 2/inquisidor de Milani 3 del Filo de la Libertad que en anteriores partidas había cumplido los objetivos marcados en verde; por tanto, tiene un objetivo cumplido con sus tres éxitos marcados, un objetivo a falta de un éxito por cumplir, y dos objetivos sin cumplir. Durante la última partida, Aligios dio un inspirador discurso en el salón del trono de fuego ante el Señor Efreeti y sus vasallos; cuestionar la autoridad y promover la sublevación no les ganó simpatía ni evitó el combate, pero por ello marca uno de los objetivos. Dado que ocurrió en el Plano de Fuego, y uno de los objetivos le permite marcarlo incluso si se marca otro objetivo, se tachan las casillas marcadas en rojo; ahora, Aligios tiene tres objetivos cumplidos.

Cuando consigues dos, cuatro y siete objetivos, desbloqueas habilidades especiales que tu facción te concede, sea en recursos o en entrenamiento. Algunas de estas habilidades son fijas, pero otras escalan con el número de objetivos cumplidos.

Y entonces llega Agosto y empieza una nueva temporada, y se publican nuevos diarios. ¿Qué hacer con los viejos? Los conservas. Tu personaje puede adquirir, o no, el nuevo diario en cualquier momento de la temporada, y empezar a marcar en él objetivos. Al final de cada partida, tú elegirás en qué diario quieres marcar el objetivo. Nota que no importa cuántos diarios tengas, sólo puedes marcar un objetivo por partida. Ten en cuenta que para desbloquear un beneficio en un diario sólo cuenta el número de objetivos cumplidos en ese diario; tener diarios adicionales te ayudará a conseguir nuevos beneficios o apilar los de bajo nivel, pero quizás quieras concentrarlos para acumular los siete y desbloquear los siete.

Los beneficios de los diarios no se apilan, pero el número de objetivos cumplidos sí. La forma en que lo hacen es un poco complicada. Si has desbloqueado una ventaja con el mismo nombre en dos diarios distintos, y el efecto depende del número de objetivos cumplidos, entonces eliges cuál quieres usar y sumas uno. Tal y como explica en la primera página, si Zartra Dralneen completó 5 objetivos en su diario del año pasado, y completa 2 en este, desbloqueando "Enduring Scholar", tendrá un único uso de la habilidad, pero lo hará como si hubiese obtenido 6 objetivos en lugar de 5. Si no depende del número de objetivos, recompensas con el mismo nombre no se apilan.

Comprensiblemente, si no deseas romperte la cabeza, puedes limitarte a un diario. O a ninguno en absoluto, dado que son un complemento opcional.

Vanidades

Las vanidades son otra ventaja que te dan las facciones. Básicamente son beneficios exclusivos que se pueden comprar con puntos de prestigio, y te permiten cosas como acceso a mejores servicios de conjuración, hacer dayjob con habilidades distintas a "construir, profesión o interpretar", bónuses a tiradas diversas... La mayoría de ellas se encuentran en la Pathfinder Society Field Guide, actualmente sólo disponible en inglés. La guía utiliza las antiguas nomenclaturas de las facciones, pero el material en ella sigue siendo legal en juego organizado.

En las próximas entregas, aprovecharemos para presentaros cada facción, sus objetivos, y el tipo de personaje más común en sus rangos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario