miércoles, 10 de julio de 2019

Avance de Pathfinder 2ª Edición: el Gran Archivo y el Sello Vigilante

(Este post es una traducción del publicado por Paizo el 26 de Junio)

En Mayo, presentamos el concepto de facciones mayores y menores, y las dos primeras nuevas facciones para la campaña de Segunda Edición: los Cazadores de Horizontes y el Juramento Radiante. Entonces en PaizoCon y una entrada posterior compartimos dos facciones más, la Alianza de Emisarios y la Rueda Verde. ¡Hoy os ofrecemos las dos facciones mayores que quedan!

Gran Archivo (Facción mayor)

La arqueología es una ciencia destructiva, y los aventureros tienden a serlo más que la mayoría. Para que la Sociedad pueda cumplir su directiva de estudiar y preservar el pasado, entonces la documentación y el rigor académico son claves. Sin embargo, los miembros del Gran Archivo no se limitan a las bibliotecas de Absalom; los viajes de estos audaces exploradores los llevan a sitios de lo más emocionantes para narrar el pasado en persona y compartir esas historias con el mundo.

Líder de la facción: A pesar de ser el tercero en sucesión al trono de la Ciudadela del Cielo Kraggodan, Gorm Greathammer (LN enano) siempre se ha sentido atraído por el estilo de vida aventurero. Su pasión lo trajo a la Sociedad Pathfinder hace décadas, donde se distinguió como explorador y cronista, con numerosas publicaciones a su nombre e innumerables historias que contar. Aun así, regularmente regresaba a casa para ayudar a administrar la Ciudadela del Cielo. Después de resistir la agotadora Invasión de Colmillos de Hierro y dirigir las negociaciones de paz con Molthune, regresó a la Gran Logia con un permiso prolongado de ausencia. Ahora supervisa el Gran Archivo, promueve la erudición y descubre misterios que llevaban siglos por resolver. Sin embargo, aquellos que esperan que el líder del Gran Archivo sea un sabio tímido y con anteojos se sorprenderán; Gorm es atrevido, bullicioso y está listo para ensuciarse las manos junto a sus aliados.

Objetivos: El Gran Archivo promueve la educación continua de los agentes Pathfinder, la recuperación de conocimiento antiguo y el dominio de tradiciones esotéricas. Gracias a la dirección de Gorm Greathammer, la facción también fomenta viajar, para que los agentes puedan experimentar la historia directamente, sacar sus propias conclusiones y asegurarse de que todas las reliquias reciban el cuidado y la protección que merecen, especialmente cuando las botas de un berserker podrían destruir una estatua de valor incalculable. Después de años de abandono y varios ataques notables, los registros escritos de la Gran Logia son unos zorros de lo que alguna vez fueron, y el Gran Archivo está dedicado a restaurar las bibliotecas de la Sociedad buscando por todo el mundo textos de reemplazo y documentos perdidos hace mucho.

Sello Vigilante (Facción mayor)

Puertas selladas con runas, templos enterrados, cámaras protegidas y antiguos refugios... estos son algunos de los sitios más tentadores para un investigador, pero sin embargo con demasiada frecuencia estas ruinas fueron abandonadas por ese mismo motivo: su contenido era demasiado peligroso como para dejarlo sin control pero demasiado resistente como para destruirlo. La tendencia de la Sociedad Pathfinder de desencadenar horrores olvidados en su búsqueda de gloria y tradición es quizás dudosa. Sin embargo, por cada demonio encarcelado liberado accidentalmente por un Pathfinder que exploraba santuarios cubiertos de vegetación, también se han descubierto y derrotado males dormidos que de otra forma hubiesen surgido para plagar al mundo de manera imprevista y sin oposición. En lo que respecta al Sello de Vigilante, esta tradición de imprudencia arrogante debe cambiar.

Líder de la facción: Entre los exploradores más famosos de la década anterior, Eando Kline (CB humano) exploró la famosa Varisia, se infiltró en la marca de Belkzen y recorrió las profundidades de las Tierras Oscuras para descubrir una ciudad perdida de hombres-serpiente. Sabiendo que una mayor publicidad alentaría la exploración y disuadiría a los villanos serpentinos de que atacasen la superficie, Kline regresó a la Gran Logia por delante de su rival Arnois Belzig, instando al Decemvirato a no publicar ninguno de sus hallazgos. El Decemvirato desestimó sus preocupaciones y, disgustado, Eando Kline renunció a la Sociedad. Durante la última década ha dirigido sus propias expediciones, siempre tratando de explorar de manera más responsable que la organización que dejó atrás. Sin embargo, con la noticia de un cambio en el Decemvirato y de colegas respetados llegando a posiciones de poder, Eando Kline ha regresado a la Sociedad, aceptando su antigua wayfinder con la condición de poder liderar la reforma de la organización.

Objetivos: Igual que la Sociedad Pathfinder decreta que sus agentes deben "explorar, informar y cooperar", el Sello Vigilante espera que sus agentes "protejan, contengan y destruyan". Los artefactos peligrosos a menudo se guardan en la Gran Logia u otros sitios seguros, en lugar de dejarlos allí donde puedan causar daño. Cuando males dormidos yazgan encadenados, se espera que los agentes se aseguren de que todos los eslabones permanecen fuertes. Y donde esos objetivos son imposibles, esos agentes deben estar listos para neutralizar la amenaza. El Sello Vigilante anima a sus agentes a que se eduquen lo suficiente como para identificar y comprender los peligros, y Eando Kline cree que los Pathfinders individuales deben ejercer su propia discreción al evaluar el peligro y saber cuándo intervenir.

Y con eso, ahora ya conoces nuestras seis facciones iniciales, incluyendo cuatro facciones principales y dos facciones menores. ¡Todavía quedan más avances, y por supuesto aún más para compartir en el lanzamiento de la nueva campaña el 1 de agosto!

John Compton
Organized Play Lead Developer

(Traducido por Javier para Sociedad Pathfinder Barcelona)

No hay comentarios:

Publicar un comentario